Análisis de Romancero Gitano de Federico García Lorca

PH: Caroline Hernandez

Hola amigo/a! Hoy te traigo este análisis muy interesante sobre un libro de romances del año 1928 de Federico García Lorca que presenta conexión innovadora con la vanguardia. Recordemos que este autor pertenece a la generación del 27.  

Gustavo Correa nos dice que en este libro como en Poeta en New York y otras publicaciones va a tomar a distintas figuras marginales para reivindicarlas. Se podrá ver una actitud comprometida con los discriminados y perseguidos. Porque la vanguardia se levanta contra lo popular.

Este libro como el nombre lo indica es un conjunto de romances. Los romances de acuerdo con Menéndez Pidal eran cantos épicos líricos que se acompañaban al ritmo de un instrumento. Alborg agrega que la extensión de estos va desde los 16 versos a los 1350. Paloma Díaz lo describe como baladas con inicios en la edad media. Los antiguos romanceros fueron orales y anónimos y los retomados en el siglo de oro fueron escritos y por personas cultas como Quevedo y Góngora.

Correa nos dice que lo cierto es que los romances fueron hechos para ser recitados, existían en la oralidad y se guardaban en la memoria. Los románticos retomaron este tipo de poemas y los modernistas también. Los modernistas se ocuparon de reformularlos rompiendo con la representación de la realidad, de la anécdota (los romances originalmente son populares). Dalí nos dice que Lorca va a respetar la popularidad de los mismos pero va a introducir elementos nuevos. En el caso del romancero gitano está tomando figuras populares de la tradición  española. Dalí, que era gran amigo de Lorca, no va a apoyar este libro del poeta y se cree que esto causó el distanciamiento entre ambos.

Lorca afirma que a este libro lo llamó gitano porque (en palabras del autor) “el gitano es lo mas elevado, lo mas profundo, mas aristocrático de mi país”

Correa afirma que en un principio el Romancero gitano pareció ser un libro costumbrista con personajes pintorescos pero en realidad lo que mueve a los personajes es la crueldad y la muerte. Con la aparición de Poeta en New York (en donde reivindica a la comunidad negra, homosexuales y judíos) queda más que claro que lo que hace Lorca es tomar al gitano y reivindicarlo, no se queda en lo popular sino que transforma al gitano en protagonista y en héroe.

Afirma Correa que en el caso particular de esta obra se verá la lucha social entre el gitano y  la guardia civil

Guillermo Díaz Plaja nos dice que en las historias de este romancero conviven tres fuerzas:

-La primer fuerza está representada por las personas de carne y hueso que son los gitanos por un lado y la guardia civil por otro. El primero con toda su tradición, vitalidad, pasión, odio, amor mezclados y el segundo con sus reglas, civilización, insensibilidad, etc.

-La segunda fuerza está representada por los religiosos o santos donde podremos ver las creencias, beatificación de imágenes, orfebrería gitana, etc

-La tercera fuerza son las oscuras tales como presentimientos, premoniciones, la luna, el viento, muerte, sangre… es un estadio intermedio entre el primero y segundo

Shirley Mangini nos habla de una tendecia homoerotanatica. Es decir un tiron entre el amor y la muerte.

Lorca utiliza mucho el mitema es decir toma un mito y lo vulve tema recurrente como por ejemplo la luna.

Mezcla imágenes con los distintos sentidos que provocan lo que se siente en un sueño.

Al igual que en Poeta en New York cosifica los seres vivos y personifica las cosas.

 

Veamos ahora un par de romances analizados pertenecientes a este libro:

ROMANCE DE LA LUNA, LUNA
La luna vino a la fragua
con su polisón de nardos.
El niño la mira mira.
El niño la está mirando.
En el aire conmovido
mueve la luna sus brazos
y enseña, lúbrica y pura,
sus senos de duro estaño.
-Huye, luna, luna, luna.
Si vinieran los gitanos,
harían con tu corazón
collares y anillos blancos.
-Niño, déjame que baile.
Cuando vengan los gitanos,
te encontrarán sobre el yunque
con los ojillos cerrados.
-Huye, luna, luna, luna,
que ya siento sus caballos.
-Niño, déjame; no pises
mi blancor almidonado.

El jinete se acercaba
tocando el tambor del llano.
Dentro de la fragua el niño
tiene los ojos cerrados.
Por el olivar venían,
bronce y sueño, los gitanos.
Las cabezas levantadas
y los ojos entornados.
Cómo canta la zumaya,
¡ay, cómo canta en el árbol!
Por el cielo va la luna
con un niño de la mano.
Dentro de la fragua lloran,
dando gritos, los gitanos.
El aire la vela, vela.
El aire la está velando.

En este poema podemos ver qué trata de un niño que está enfermo. La muerte representada por la luna se lo quiere llevar. El niño no quiere morir y le dice que sus familiares si la encuentran le harán daño pero ella se lo lleva igual. Un ave, el Zumaya con sus cantos dió el augurio de la tragedia por lo que los gitanos fueron rápidamente pero ya era tarde por lo que quedan desgarrados de dolor.

Otro romance es el que sigue…

 

PRECIOSA Y EL AIRE
A Dámaso Alonso
Su luna de pergamino
Preciosa tocando viene
por un anfibio sendero
de cristales y laureles.
El silencio sin estrellas,
huyendo del sonsonete,
cae donde el mar bate y canta
su noche llena de peces.
En los picos de la sierra
los carabineros duermen
guardando las blancas torres
donde viven los ingleses.
Y los gitanos del agua
levantan por distraerse
glorietas de caracolas
y ramas de pino verde.
Su luna de pergamino
Preciosa tocando viene.
Al verla se ha levantado
el viento que nunca duerme.

San Cristobalón desnudo,
lleno de lenguas celestes,
mira a la niña tocando
una dulce gaita ausente.
-Niña, deja que levante
tu vestido para verte.
Abre en mis dedos antiguos
la rosa azul de tu vientre.
Preciosa tira el panadero
y corre sin detenerse.
El viento-hombrón la persigue
con una espada caliente.
Frunce su rumor el mar.
Los olivos palidecen.
Cantan las flautas de umbría
y el liso gong de nieve.
¡Preciosa, corre, Preciosa,
que te coge el viento verde!
¡Preciosa, corre, Preciosa!
¡Miralo por dónde viene!

Sátiro de estrellas bajas
con sus lenguas relucientes.
Preciosa, llena de miedo,
entra en la casa que tiene,
mas arriba de los pinos,
el consul de los ingleses.
Asustados por los gritos
tres carabineros vienen,
sus negras capas ceñidas
y los gorros en las sienes.
El inglés da a la gitana
un vaso de tibia leche,
y una copa de ginebra
que Preciosa no se bebe.
Y mientras cuenta, llorando,
su aventura a aquella gente,
en las tejas de pizarra
el viento furioso muerde.

 

En este poema una gitana se aleja de noche tocando su pandereta. Se aleja de su grupo. Sucede que el viento la comienza a perseguir. El viento representa lo masculino. Es decir lo personifica. El viento es caracterizado por Lorca con atributos eróticos. Ella corre para no ser alcanzada. La naturaleza en sí es personificada como sorprendida y preocupada por lo que está sucediendo. El narrador le dirá a Preciosa que siga corriendo porque algo desagradable va a suceder “el viento verde”. Luego preciosa llega a un lugar, la casa del cónsul en dónde pide ayuda y la obtiene a cambio de favores pues el cónsul le ofrece “un vaso de tibia leche, y una copa de ginebra”. Ella no quiere esa copa de ginebra pero el romance termina en que “preciosa llora, mientras “en las tejas de pizarra / el viento muerde, furioso” es decir fue violada.

Cómo pueden ver es muy fuerte lo que sucede en este romance.

Bueno amigo/a! Hasta aquí el día de hoy. Espero que te haya encantado!

Sígueme en todas mis redes

Hasta pronto! Bye bye!

 

Referencias:

-Díaz-Plaja, Guillermo. Federico García Lorca  Madrid, Colección Austral, Espasa-Calpe, 1973.

-Salinas, Pedro. Literatura española siglo XX Madrid, Alianza, 1996.

-Umbral, Francisco. Lorca, poeta maldito Barcelona, Bruguera, 1977.

-Zavala, Iris. Breve historia feminista de la literatura española .Barcelona, Anthropos, 1996.

 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *