Bebés entre 2 y 6 meses. Señales de “alarma” a las que le debemos prestar atención.

PH: Sergiu Valenas

Hola amigo/a! Hace poco escribí un artículo contando las características del trastorno del espectro autista en el que mencionaba que los pediatras deben hacernos ciertas preguntas, hacernos un test y observar ciertas características en los niños de 6 meses o menos ya que de presentar el niño varias de ellas  podría ser rasgos precoces del autismo y cuanto antes se atienda mejor será.

Bien sabemos que un diagnóstico de TEA hasta los 6 años aproximadamente no puede establecerse de manera certera pero sí un pre-diagnóstico que nos permitirá iniciar con terapias de manera muy pronta… y el tiempo, en este caso, es oro amigo/a. Cuanto antes se actúe mejores y mayores son los resultados de las terapias para el niño y también por todo el aprendizaje que todo esto conlleva en el entorno familiar. Un aprendizaje de comprensión, de paciencia, de tips y trucos para que el día a día de la familia y del niño en particular sea lo más adecuado posible.

Por darte un ejemplo propio; mi niño no quiso comer nada en absoluto hasta los 11 meses que recién ahí se animó a comer papilla de aguacate o palta (como sea que le llamen en tu país), también comenzó a comer yogurt y puré de cereales (yo utilizaba Nestum). Es decir que hasta los 11 meses se alimentó solo con leche materna. A esta situación alimenticia debo sumar que el chupete o chupón no le gustaba para nada, probé con tres en total y de esos tres hubo uno que le gustaba pero también dependía mucho del momento del día… luego ese chupete se rompió (el tenia aproximadamente unos 5 meses) y no aceptó ningún otro. La mamadera tampoco le gustaba y no la aceptaba pero comenzó a tener mas hambre pues la leche materna sola ya no lo saciaba tanto por lo que comenzó a mostrarse interesado en la leche cuando me veía tomar a mí (ahí tenía 11 meses) por lo que a través de todo un proceso pudimos lograr que tomara leche en mamadera.

…En fin estas son apenas algunas de las características que llamaban la atención de mi niño. Ojo que si observas algunas de estas características aisladas probablemente no signifiquen nada…o incluso puede que observes varias de estas características y tampoco signifiquen nada…

Siempre, siempre, siempre debes recurrir al profesional. Nunca está de más preguntarle, sacarte las dudas…y esto es otra cosa que te digo…si el profesional te trata de “exagerada/o”, “demasiado protector/a”, etc… cambia de profesional ya que no solo está jugando o burlándose de los sentimientos tuyos como mamá/papá sino que te está haciendo perder tiempo valioso de acción sobre el niño/a.

En el texto “Detección precoz del trastorno del espectro autista” de L. Busquets, J. Miralbell, P. Muñoz, y N. Muriel nos mencionan las características que hay que tener en cuenta en esta etapa de los bebés:

-Integración sensorial atípica: puede ser en todos los sentidos: el tacto, la vista, el olfato, el gusto…puede presentarse hipersensibilidad o por el contrario hipo sensibilidad. Es decir un extremo u otro.

-Contacto visual: puede ser mirada fija “sin mirar” nada en concreto o sino directamente no establecer contacto visual.

-Reacción al entorno: puede suceder que comiencen llantos o rabietas sin explicación alguna. Muy inquietos durante el periodo que están despiertos y todo el tiempo requieren atención. Emocionalmente muy intensos y difíciles de calmar. Estando fuera de casa se hace difícil estar. Otro extremo que puede suceder es que son bebés demasiado calmos que se cansan muy rápido y que duermen mucho.

-Sonrisa social: Es una sonrisa que  no responde a la interacción social o también puede que sea una sonrisa que únicamente se da  por una estimulación como las cosquillas.

…Y bueno bella/o lector/a, hasta aquí el día de hoy. Estas son apenas algunas de las características que podrás notar. Espero que este artículo haya sido de ayuda!

Hasta la próxima!

Bibliografía:

-L. Busquets, J. Miralbell, P. Muñoz, y N. Muriel. Detección precoz del trastorno del espectro autista disponible en: https://www.pediatriaintegral.es/wp-content/uploads/2018/xxii02/11/n2-105e1-6_IntEspecial.pdf

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *